lunes, 16 de marzo de 2009

Descubriendo

Se llama OTTO RAÚL GONZÁLEZ,poeta y escritor guatemalteco-mexicano. Nació el 1 de enero de 1921 y falleció el 23 de junio de 2007 en la Ciudad de México. Publicó más de 60 libros. (Cuarenta y uno de poesía, dieciséis de ensayo; cuatro novelas y seis de cuento.)
Su condiciôn de poeta ser percibe incluso en algunos ocasionales poemas de menor calidad, donde el dominio de la técnica en el manejo de la forma verbal es indudable. Su lenguaje es rico, variado, sonoro, expresivo, sugerente, provocativo, emotivo, combatiente, musical, rítmico, directo, claro. Su poesía es fundamental, aunque puede encontrársele algunas lagunas, en que cae en el jugueteo, donde el fondo de la poesía es un tanto menor al del resto de su obra, como se observa particularmente en Para quienes gusten oîr caer la lluvia en el tejado (1962). Por otra parte, su poesía va de la ternura a la diatriba, pasando por el amor, la descripción, el sarcasmo, la indignación y el combate popular. Y si bien dista de tomar moldes clásicos, la forma es rica y de modalidades sobrias, capaz de llegar no sôlo al lector culto, sino a todo lector, incluso de limitadas cualidades intelectuales.

Sobre la poesía dice González la poesía es un arte, no es para solucionar problemas, éstos los solucionan los políticos, los economistas y los especialistas encargados de gobernar un país, pero la poesía en cierta forma orienta y ayuda a estas personas en el poder, señalando los problemas e incluso proponiendo posibles soluciones que puedan ser llevadas o no a la práctica. La poesía tiene un fin, que es el de servir a la humanidad.

AMÉ SU CUERPO ENTONCES

Amé su cuerpo entonces y su alma.

Su piel fue para mí la tierra firme;
la soñé como un sexto continente
no registrado en mapas todavía.

Soñé con la bahía de su boca.

Su pelo era una selva virgen
que abría su misterio mineral y oscuro.
Soñé con las ciudades de sus pechos.

Los ríos de las venas que afloran en su piel
eran rutas abiertas
a la navegación y al gozo.

Se podía viajar en su mirada.

En las blancas llanuras de sus manos
yo cultivé el maíz y buenas relaciones.

Después no pude estar sino en su cercanía.

OTTO RAÚL GONZÁLEZ ( Guatemala, 1923 )





Hoy, de repente al agregar a mi mesenger a una nueva persona, me ha regalo, sin saberlo, algo que vale la pena compartir...

No hay comentarios: